Monumentos

La Catedral

La Catedral es el momumento más representativo de la ciudad. obra cumbre del gótico, fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1984.

Si algo la caracteriza y distingue de otros templos catedralicios es la esbeltez que le otorgan sus agujas; dos joyas que Juan de Colonia empezó a levantar en el siglo XV.

Su construcción se inició en 1221, siguiendo patrones del gótico francés. el interior del templo destacan la capilla de los Condestables (obra de Simón de Colonia y considerada una catedral dentro de la Catedral), la elegante Escalera Dorada (inspirada en el renacimiento italiano), la Capilla de Santa Ana (cuyo retablo es una de las obras cumbres de la escultura tardogótica europea), o la Tumba del Cid y de su esposa Jimena, que se encuentra en la nave central, a los pies del espectacular cimborrio.

Uno de los atractivos más populares, sobre todo para los más pequeños, es el Papamoscas, un curioso autómata que toca las campanadas cada hora mientras abre la boca.

El Castillo

La ciudad de Burgos tiene su origen en el Castillo, situado en lo alto de un cerro. En el año 884 el conde Diego Porcelos funda la ciudad y este emplazamiento sirvió de puesto de vigilancia de los territorios cristianos.

La importancia de la edificación creció a la par que la de la ciudad hasta levantarse en su interior un fastuoso alcázar real. Fue especialmente relevante el asedio que sufrió durante la guerra de sucesión castellana, en la que los partidarios de la infanta Juana la Beltraneja resistieron durante varios meses las acometidas de las tropas defensoras del trono de Isabel la Católica. 

Tras siglos de abandono e incendios, volvió a ser utilizado durante la Guerra de la Independencia adecuándose a la moderna artillería y a las nuevas tácticas de guerra. Su papel fue crucial cuando las tropas anglo-portuguesas al mando del Duque de Wellington lo atacaron en 1812. Al año siguiente las tropas francesas pusieron fin a su ocupación volando el arsenal. tras resturar los restos se ha convertido en una silueta que evoca las murallas y los cubos que tuvo antiguamente.

Monasterio de Santa María la Real de las Huelgas

Perteneciente a la Orden del Cister y concebido como panteón real y retiro de las mujeres de la nobleza y la aristocracia, llegó a acumular un inmenso patrimonio y numerosos privilegios. Fue fundado por el rey Alfonso VIII y su esposa Leonor de Plantagenet en el siglo XII. De estructura cisterciense, alterna elementos de diferentes estilos artísticos como el bonito claustro románico conocido como las Claustrillas o la capilla mudéjar de Santiago.

Singular es también su colección de tejidos que se muestra en el museo de ricas telas provenientes de los sepulcros del monasterio y magníficamente expuestos en lo que fuera el antiguo granero del monasterio. además, en este museo se guarda el pendón de las Navas deTolosa, el cual es sacado en procesión el día del «Curpillos».

La Cartuja de Santa María de Miraflores

Rodeado de un frondoso bosque se levantaba un antiguo palacio de caza que más tarde el rey Juan II, convirtió en un monasterio de monjes cartujos. La reina Isabel la Católica lo transformó para trasladar allí los restos mortales de sus padres Juan II e Isabel de Portugal y de su hermano el infante Alfonso.

Ambos sepulcros forman uno de los conjuntos funerarios más curiosos y extraordinarios de la escultura gótica europea. A esto hay que añadir el magnífico retablo que preside la iglesia, obra de Gil de Siloé. Esta es una de las obras más representativas de la escultura gótica hispana, tanto por su originalidad en la composición como por su iconografía, calidad de la talla y policromía.

En la visita a La Cartuja también se puede ver una pequeña exposición con algunas de las piezas más importantes del monasterio, como la Anunciación de Pedro Berruguete o la Elevación de la Cruz de Joaquín Sorolla.

Museo de la Evolución Humana

Los fósiles originales de los homínidos hallados en la Sierra de Atapuerca son, sin duda, el mayor atractivo del Museo de la Evolución Humana. Este moderno espacio expositivo, obra del arquitecto Juan Navarro Baldeweg, exhibe desde los restos del Homo antecessor, una especie cuya existencia se retrotrae a cerca de un millón de años, hasta los numerosos hallazgos del Homo heidelbergensis.
Las estrellas de esta exposición permanente son la pelvis Elvis, el cráneo del Homo heidelbergensis Miguelón, las reproducciones realistas de la Galería de los Homínidos y una réplica del Beagle, el bergantín en el que Darwin realizó su expedición a las Galápagos y que le condujo a formular la teoría de la evolución.
Este moderno complejo se ha convertido por méritos propios en uno de los espacios de referencia en todo lo relativo al fascinante mundo de los orígenes del hombre y la evolución. En su interior se muestra una amplia colección de los restos fósiles originales encontrados en el yacimiento arqueológico de la Sierra de Atapuerca.

Antigua puerta de acceso a la ciudad, es uno de los monumentos más emblemáticos de Burgos. La antigua puerta medieval se remodeló en el siglo XVI. Destaca la figura del emperador Carlos V junto con otros personajes relevantes de la historia de la ciudad como son los jueces de Castilla: Laín Calvo y Nuño Rasura; el conde Fernán González y Rodrigo Díaz de Vivar, el Cid.
En otras épocas fue sede del Ayuntamiento y del Museo Provincial. Hoy es un espacio abierto al público donde además de exposiciones temporales puede visitarse la Sala de Poridad (o del secreto). en esta sala se exponen objetos relacionados con el Cid tan curiosos como uno de sus huesos, bajo un artesonado de estilo mudejar. No hay que abandonar el Arco de Santa María sin antes pasar unos minutos contemplando el monumental mural que preside la estancia central del arco, obra del pintor burgalés Vela Zanetti.

Arco de Santa María

Museo de Burgos

La creación del Museo de Burgos data de mediados del siglo XIX, con la finalidad de proteger y catalogar las obras de valor artístico procedentes de la provincia a raíz de la Desamortización del año 1835. Ocupa dos palacios contiguos de estilo renacentista: la Casa de Miranda, con una bella portada y patio, y la Casa de Iñigo Angulo. Entre las piezas más destacadas de la colección del museo encontramos la espada «Tizona», importantes restos de la ciudad romana de Clunia, o el frontal de Santo Domingo de Silos. Este museo se divide en dos secciones, la de arqueología, donde encontramos restos desde el paleolítico hasta la época visigoda, y la de bellas artes, en la que se exponen muestras de pintura y escultura desde el arte mozárabe hasta las nuevas corrientes artísticas del siglo XXI.

Iglesia de San Gil de Abad

Conocida como la segunda catedral de Burgos, la iglesia de San Gil Abad, adosada a la muralla, atesora un legado difícilmente imaginable por su sobrio exterior. en ella dejaron su huella los principales artistas europeos que, atraídos por la pujanza económica de la ciudad, se desplazaron a Burgos durante los siglos XV y XVI. Entre sus capillas destacan la de la Natividad, la de la Cruz, que alberga la imagen del Cristo de las santas Gotas (proveniente del antiguo Convento de la Santísima Trinidad), y la de Nuestra Señora de la Buena Mañana. Fue lugar de paso para los peregrinos del Camino de Santiago.

Iglesia de San Nicolás de Bari

Es una de las más antiguas de la ciudad, se ubica en un enclave privilegiado en pleno trazado del Camino de Santiago. La modesta apariencia externa de esta edificación y su proximidad a la Catedral, no permiten prever la belleza que esconde esta pequeña iglesia. su espectacular retablo mayor es una verdadera filigrana en piedra. Pero no es el único tesoro artístico que se puede descubrir en su interior, ya que en el edificio anexo se exhiben imponentes sepulcros, pinturas y una notable colección de tapices flamencos.

Iglesia de San Esteban

Alberga el museo del retablo con el fin de preservar y restaurar el patrimonio de las iglesias abandonadas o en proceso de ruina. El espacio elegido fue la Iglesia de San Esteban, una de las parroquias más antiguas de la ciudad de Burgos. su existencia se data ya en 1163. De esta iglesia destaca su portada policromada y su coro de estilo gótico isabelino, obra de Simón de Colonia. en la iglesia se muestran al público 28 retablos procedentes de diversas localidades.

Palacio de Castilfalé

Conocido con este nombre en honor a sus últimos propietarios. Esta solemne edificación, levantada a mediados del siglo XVI, responde a las características del renacimiento burgalés. actualmente es la sede del archivo municipal.

Construido en la calle Fernán González, en pleno Camino de Santiago y en la zona más lujosa de la ciudad renacentista, donde los mercaderes enriquecidos y ennoblecidos situaban sus residencias. Frente a la puerta catedralicia de la Coronería, se levantaba en la segunda mitad del siglo XV la casa de los Colonia. el mercader Nicolás de Gauna, encargó al artista cantero Juan de Vallejo y al maestro carpintero Juan de Aras, en 1550 la construcción de un palacio en este solar. Los Condes de Castilfalé compraron la propiedad en 1920 y llevaron a cabo una transformación del palacio con un estilo postmodernista apreciable en la actualidad.

Casa del Cordón

La Casa del Cordón es conocida así por el cordón franciscano que adorna su entrada principal. Constituye un símbolo de la arquitectura civil burgalesa de finales del siglo XV. Construida por encargo de los Condestables de Castilla como su residencia, sus muros acogieron la visita de reyes y fue escenario de importantes acontecimientos políticos y sociales.

En su fachada principal una inscripción recuerda el recibimiento de los reyes Católicos a Cristóbal Colón después de su regreso del segundo viaje a América. El palacio también fue escenario del fallecimiento del rey Felipe el Hermoso y otros acontecimientos históricos como la firma de las Leyes de Burgos, las primeras que regulaban el tratamiento a los indios en el Nuevo Mundo y abolían la esclavitud de los indígenas.

Arco de San Esteban

El Arco de San Esteban era una de las doce puertas de entrada a la ciudad situadas en la muralla. su construcción data del siglo XIV, quizá llevada a cabo por artistas moriscos. Destaca por su estilo mudéjar, en el que se intercalan la mampostería y la sillería. Consta de dos arcos de herradura flanqueados por dos torres. Junto a la puerta se mantiene intacta una parte de la muralla.

Santa Águeda

La iglesia de Santa Águeda es uno de esos puntos emblemáticos de la ciudad que se encuentra en relación directa con la figura del Cid. Según la leyenda, en este lugar transcurrió la Jura de Santa Gadea, mediante la cual, el Cid, obligó a Alfonso VI “El Bravo”, a jurar que no había participado de ninguna manera en el asesinato de su hermano Sancho II “El Fuerte” de Castilla, motivo por el cual el rey Alfonso mandó desterrar al Cid.

En lo que al edificio se refiere, es de estilo gótico con elementos del siglo XIV, XV y XVI. es un templo sencillo de una nave con una capilla lateral, pero de gran belleza. el elemento sin duda más bello y de más importancia es el baptisterio.

Arco de San Martín

El Arco de San Martín una de las doce puertas de entrada a la ciudad, y como la de San Esteban, su obra fue llevada a cabo por artistas moriscos en el siglo XIV. Destacan sus cubos circulares, su arco de herradura y la fábrica mixta de ladrillo y piedra. Durante muchos siglos, por ella entraron los reyes, tras jurar sus fueros y privilegios, siendo sustituida en tal función por la de Santa María, a orillas del Arlanzón.

Por ella abandonaban Burgos los peregrinos, de camino a Santiago de Compostela. antigua puerta de la muralla medieval, aparece presidida por un escudo de la Ciudad.

Puerta de San Gil

La Puerta de San Gil forma parte del conjunto de murallas que mandó edificar el rey Alfonso X el Sabio en 1276 y cuyas obras se culminaron en el siglo XIV. La puerta original fue profundamente modificada a mediados del siglo XVI y en el siglo XVIII. en sus inmediaciones aún se conservan restos de un viejo cubo y la capilla de la Natividad de la Iglesia de San Gil, que descansa sobre los restos de la antigua muralla. a lo largo de su historia, el Concejo dotó a este arco de diversos usos, entre los que destacaron el carcelario y, más tarde, el de casa de vecindad.